Post Internacionales – Wide 1

ENTREVISTA EXCLUSIVA
Ferreira, titular de Abraceel: “La apertura total del mercado eléctrico es una de las reformas más importantes de Brasil”
Jue 29
junio 2023
29 junio 2023
El presidente ejecutivo de la Asociación Brasilera de los Comercializadores de Energía (Abraceel), Rodrigo Ferreira, detalló a EconoJournal el proceso de apertura del mercado eléctrico en curso, su impacto en las inversiones en energías renovables, los beneficios para la macroeconomía y los consumidores y las oportunidades con Argentina y el resto de la región. «Es comparable a la reforma tributaria, cuando se consideran los beneficios», subrayó.
Escuchar nota

En Brasil existe un amplio consenso entre los distintos actores del sector eléctrico: avanzar con la apertura del mercado libre de energía para todos los consumidores del país. Ese consenso se afianzó con una consulta pública del Ministerio de Minas y Energías en 2022. Compañías generadoras, transportistas, distribuidoras y comercializadoras de energía eléctrica opinaron sobre la propuesta del gobierno para seguir avanzando en la apertura del mercado de energía eléctrica, el segmento de libre contratación entre los consumidores y los proveedores que ha masificado las inversiones en energías renovables y disminuido los costos de electricidad de las industrias brasileñas. La apertura total del segmento de libre contratación para los consumidores residenciales y comercios es el gran desafío por delante, plasmado en un proyecto de ley que ahora avanza en el Congreso.

Para conocer en profundidad la reforma que se está llevando adelante en el mercado eléctrico brasileño, Econojournal entrevistó a Rodrigo Ferreira, presidente ejecutivo de la Asociación Brasilera de Comercializadores de Energía (Abraceel). Ferreira explicó con lujo de detalles el proceso de apertura del mercado eléctrico en curso, su impacto en las inversiones en energías renovables, los beneficios para la macroeconomía y los consumidores, las oportunidades con Argentina y el resto de la región en comercio e intercambio de energía, y la creación de la Asociación Iberoamericana de Comercializadores de Energía, entre otros temas.

–Abraceel es la cámara que representa a los comercializadores de electricidad y gas. ¿Qué papel juegan las empresas comercializadoras en el mercado eléctrico brasileño?

Los comercializadores de energía juegan un papel importante en el mercado de la electricidad. Desarrollan diferentes productos para satisfacer las demandas generales y específicas de sus clientes, especialmente de los consumidores, asociando productos y servicios. Para cumplir con las expectativas de diferentes grupos y nichos de consumidores, por ejemplo, los comercializadores desarrollan productos vinculados a la venta de energía, cruzando diferentes términos de suministro con diferentes fuentes de energía, con precios competitivos y asociando servicios y otros productos que son apropiados para las necesidades de los segmentos productivos y consumidores residenciales. Otro papel importante que desempeñan es proporcionar liquidez en el mercado de la energía. Al comerciar entre sí ofrecen opciones de compra y venta a otras comercializadoras que tienen necesidades a corto, mediano y largo plazo. Por último, han jugado un papel fundamental en la expansión de la generación eléctrica, apoyando nuevas inversiones. De la cartera de proyectos eólicos y solares financiados por el Banco Nacional de Desarrollo Económico durante los últimos cinco años, aproximadamente la mitad está siendo respaldada por las comercializadoras de energía.

–Brasil introdujo un mercado de libre contratación de electricidad a principios de este siglo. ¿Cuáles son las principales diferencias con el segmento regulado?

La principal diferencia entre los segmentos libre y regulado es la competencia por la venta de energía eléctrica, ya que esta misma energía eléctrica es entregada de igual manera, por la infraestructura de las distribuidoras, tanto en el mercado libre como en el mercado regulado. En el mercado libre, el consumidor puede elegir al proveedor entre cientos de empresas habilitadas para prestar el servicio de comercialización de energía eléctrica, puede elegir la fuente de la energía que consume y puede negociar precio en busca de menores costos. En este mercado, cientos de empresas compiten por la factura eléctrica del consumidor en un entorno competitivo, que fomenta la reducción de precios, la mejora del servicio y también la innovación tecnológica. La energía eléctrica es entregada a los consumidores por las distribuidoras, que tienen la concesión del gobierno para administrar la red de cables, postes y otros equipos. En el mercado regulado, la distribuidora, además de prestar servicios de administración y mantenimiento de redes, también compra y vende electricidad a los consumidores, quienes solo pueden comprar a la distribuidora. El consumidor no puede elegir la fuente de la energía que consume y mucho menos negociar el precio, ya que la tarifa es regulada y estipulada por la agencia reguladora, una agencia del gobierno federal. En el mercado regulado, una sola distribuidora vende electricidad en forma monopólica, sin competencia, con precios indexados a la inflación. El mercado libre de energía se inauguró en 1995 con la Ley 9.074 que autorizó a los consumidores existentes a comprar energía a productores independientes, siempre que tuvieran una demanda de energía eléctrica superior a 10.000 kW. La misma ley autorizó que, transcurridos cinco años, los consumidores de nueva energía pudieran comprar electricidad al proveedor de su elección, siempre que la demanda fuera superior a 3000 kW. La misma ley autorizó al gobierno federal a publicar medidas para otorgar el mismo derecho a todos los consumidores de energía en Brasil, sin restricciones, ocho años después de la promulgación de la referida ley, lo que podría hacerse a partir de julio de 2003. Sin embargo el progreso ha sido lento, y actualmente poco más de 30.000 unidades consumidores están en el mercado libre de energía brasileño.

–¿Qué relevancia tiene hoy el “mercado libre de energía eléctrica” en el mercado eléctrico brasileño?

Datos más recientes, de marzo de 2023, muestran que el entorno de libre contratación asciende a 32.627 unidades de consumo, agrupadas en 11.421 consumidores. Cada unidad de consumo equivale a un contador de energía. En los últimos 12 meses, el mercado libre de energía creció 17%, acumulando 4752 nuevas unidades consumidoras en el período que finalizó en marzo de 2023. Las 32.627 unidades consumidoras que se encuentran en el mercado libre corresponden solo al 0,04% de los 89 millones de unidades de consumo de energía registradas en Brasil. Son grandes consumidores industriales y de servicios, que pueden elegir al proveedor y buscar precios más bajos para la compra de energía eléctrica. Sin embargo, aunque pocos consumidores participan del mercado libre de energía, el volumen de energía negociado está creciendo y el mercado libre de energía es responsable por atender el 38% de toda la energía consumida en Brasil. Cuando el corte se hace considerando sólo el sector industrial, el mercado libre de energía es responsable por el suministro del 90% de toda la energía consumida por las industrias brasileñas.

–La capacidad de generación eléctrica se expandió significativamente en Brasil, especialmente en energías renovables. ¿Cómo influyó el mercado de libre contratación en las decisiones de inversión de las empresas generadoras?

El mercado libre de electricidad ha sido el principal entorno para impulsar el desarrollo de las fuentes de energía renovables en Brasil. Esto se debe a que el mercado libre de la energía se ha convertido en un gran entorno de venta de energías renovables a los consumidores que, al poder ejercer su derecho a elegir, prefieren este tipo de energía, por ser más barata y limpia. En marzo de 2023, por ejemplo, el mercado libre de energía absorbió el 54% de toda la generación de fuentes renovables especiales, considerando eólica, solar centralizada, PCH y biomasa. Fuente por fuente, en marzo de este año, el mercado libre de energía absorbió el 87% de la energía generada por plantas de biomasa, el 57% por PCH, el 48% por eólica y el 54% por solar centralizada. La tendencia es que porciones crecientes de la producción de energía de fuentes renovables continúen siendo consumidas por consumidores que pueden participar en el mercado libre. Esta demanda de los consumidores, reflejada en las negociaciones realizadas en el mercado libre de energía, impulsa nuevas inversiones en proyectos de generación renovable. Un estudio realizado por Abraceel en 2022 mostró que, del total de 45 GW de energía eléctrica centralizada en construcción en Brasil, que se esperaba que entraran en operación en 2026, el 83% estaba siendo posible gracias al mercado libre de electricidad. Esto representa más de BRL 150 mil millones en inversiones durante este período de cinco años. Actualmente, un nuevo estudio, que está siendo concluido por Abraceel, muestra que estos valores deberían más que duplicarse, debido al auge de los proyectos renovables en el país. En ese sentido, al impulsar la inversión en nuevos proyectos de energía renovable, el mercado libre de energía tiene el potencial de jugar un papel clave en el proceso de neoindustrialización, que se discute en Brasil y en varios países para fortalecer la industria localmente a partir de las oportunidades proporcionadas por la transición energética. El potencial para el desarrollo de fuentes de energía limpia es muy grande en Brasil y, por lo tanto, puede ser un atractivo para las empresas que actúan en cadenas productivas que buscan descarbonizar las etapas productivas. Este es un factor que puede ayudar a atraer inversiones, no solo en el sector energético, sino en otros segmentos industriales.

–El segmento gratuito se abrirá a todos los consumidores de alta tensión en 2024. También se está trabajando para abrir el mercado a clientes residenciales y comerciales en el futuro. ¿Cuáles son las barreras o problemas a resolver para que millones de consumidores puedan migrar del mercado regulado al mercado libre?

Brasil discute desde hace más de 20 años la apertura total del mercado eléctrico. Sin embargo, lo cierto es que sólo el 0,04% de los consumidores de energía tienen derecho a elegir a su suministrador. La apertura está atrasada, a pesar de ser una agenda de enorme consenso y expresada por agentes de todas las clases (generadores, comercializadores, distribuidores y consumidores de energía) en la Consulta Pública 137/2022, realizada por el gobierno federal entre julio y agosto de 2022. En enero de 2024, todos los consumidores de energía eléctrica de alta tensión podrán participar en el mercado libre de energía y elegir su propio proveedor si así lo desean. Cabe señalar que los consumidores de energía de alto voltaje con una demanda menor a 500 kW pueden migrar al mercado libre, siempre que lo hagan a través de un comercializador. La principal barrera para el acceso universal al libre mercado es la ausencia de un cronograma que determine las fechas en que los próximos segmentos de consumidores podrán ejercer el derecho a elegir proveedor. Esto es fundamental para que el mercado se prepare, adaptando estrategias y estructura operativa para competir y atender un amplio mercado minorista compuesto por más de 89 millones de consumidores. La apertura total del mercado eléctrico es el punto central de la modernización del sector y es una de las reformas microeconómicas más importantes en curso en Brasil, comparable a la reforma tributaria, cuando se consideran los beneficios y el potencial de generar ganancias sistémicas para el crecimiento de la economía. La consulta 137 fue importante para señalar que no existen barreras insuperables o complejas para el acceso universal efectivo al libre mercado energético brasileño. Varios estudios han demostrado que no hay riesgo de que las distribuidoras de energía se queden con demasiados contratos sin tener consumidores para venderla. Las distribuidoras en Brasil están obligadas a comprar electricidad en subastas de energía organizadas por el gobierno en contratos a largo plazo para atender a los consumidores en sus respectivas áreas de concesión. Los mismos estudios también ofrecen mecanismos para solucionar este problema, en caso de que, eventualmente, se registren excedentes de energía en las distribuidoras. De hecho, hay ajustes legales que deben hacerse para que el mercado libre de energía pueda extenderse a todos los consumidores de electricidad, incluidos los hogares y las pequeñas empresas. Estos ajustes técnicos y legales fueron todos mapeados y son posibles de realizar por el Congreso Nacional en el proyecto de ley 414/2021, actualmente en discusión, que propone una fecha para que se produzca la apertura total del mercado de energía. De la misma forma que ya se ha hablado mucho del riesgo de sobrecontratación y ya hay estudios y evidencias que demuestran que es un falso problema, otro punto que se habla mucho y que va camino de ser superado es el tema de los contadores digitales. La apertura del mercado de energía a los 89 millones de consumidores brasileños de energía puede ocurrir sin cambiar los medidores de energía, sin ningún problema, sobre todo porque la medición ya se realiza hoy, con medidores mecánicos. Incluso los organismos reguladores del sector eléctrico brasileño ya señalaron que los medidores de corriente están perfectamente preparados para medir en caso de que el mercado esté completamente liberalizado. Pero la medición inteligente, por otro lado, si no es una condición para la apertura, es una oportunidad, ya que los medidores digitales permiten una serie de funcionalidades adicionales que brindarán muchos servicios y ofrecerán muchas utilidades a los consumidores, que incluso podrían aprovechar situaciones para ganar dinero con el ahorro de energía en tiempos de crisis de escasez eléctrica.

–¿Cómo se beneficiarán la economía y los hogares brasileños con la apertura del segmento libre?

La posibilidad de que los consumidores puedan elegir su propio proveedor de electricidad generará competencia por el suministro de electricidad a millones de consumidores, lo que se traducirá en precios más bajos y servicios más adecuados. Un estudio realizado por la consultora EY para Abraceel en 2022 arrojó que la apertura total del mercado eléctrico en enero de 2026, autorizando a los consumidores de cualquier tamaño y segmento a comprar energía al proveedor que elijan, podría resultar en un ahorro del 18% sobre la factura final de electricidad. Eso llevaría a un aumento de 0,7% en la renta disponible agregada, liberando a los consumidores más de R$ 20 mil millones para compras de bienes y servicios. Como resultado, el movimiento adicional de la actividad económica llevaría a un crecimiento de 0,56% del PBI y a la creación de aproximadamente 700 mil nuevos puestos de trabajo. El mercado libre de energía ha beneficiado años tras año a sus consumidores con precios más bajos. En 2022 proporcionó un nivel récord de R$ 41 mil millones en ahorros en los costos de energía eléctrica, resultado impulsado por un consumo mensual promedio de 24.503 MW, un volumen sin precedentes en la historia de la demanda de los consumidores libres. En los últimos 20 años, el ahorro acumulado que los consumidores libres han logrado totaliza R$ 339 mil millones. La próxima etapa de apertura del mercado, que será para los consumidores de energía de baja tensión, beneficiará a todos los consumidores, independientemente de su clase social, con menores montos en sus facturas eléctricas. Esto es evidente en un estudio reciente de Abraceel, publicado en mayo de este año. Una de sus principales revelaciones es el beneficio que se podría otorgar a los consumidores de bajos ingresos, incluso aquellos que ya reciben descuentos en su factura de electricidad a través de la tarifa social, que es un beneficio otorgado por el gobierno brasileño, pero pagado por todos los demás consumidores de energía. Estos descuentos de tarifa social pueden alcanzar hasta el 65% de la factura eléctrica, en función del consumo mensual. Si tuvieran derecho a elegir su proveedor de energía en el mercado libre de energía, más de 5 millones de consumidores brasileños de bajos ingresos, segmento que suma casi 15 millones de unidades consumidoras, podrían obtener descuentos adicionales de entre 7,5% y 10% en la factura de energía. Además de los consumidores de bajos ingresos, los beneficios se difundirían a otras categorías importantes, como la clase media y las pequeñas empresas, minoristas, productores rurales e industrias, que conforman un “Brasil olvidado”, que suma 150 millones de brasileños en 73,5 millones de unidades de consumo. Este grupo de consumidores no ha sido objeto de estructuración de políticas públicas para reducir el costo de la factura eléctrica en los últimos años. La clase media brasileña también se beneficiaría enormemente.

–Algunas voces expresaron su preocupación por la posibilidad de que las empresas de distribución sobrecontraten energía cuando el mercado libre sea abierto a millones de consumidores.

La posible sobrecontratación por parte de las distribuidoras es un tema importante, pero que no nos preocupa. En el estudio que EY realizó para Abraceel quedó claro que el riesgo de sobrecontratación por parte de las distribuidoras, de aquellas que tienen un exceso de contratos de energía por encima de la demanda de sus clientes como consecuencia de la migración de consumidores desde el mercado regulado de forma gratuita, no será un problema si los poderes públicos deciden conceder el derecho de elección a todos los consumidores en enero de 2026. Con respecto a la cartera de contratos de las distribuidoras, el estudio identificó que su stock de contratos en el mercado regulado se reducirá naturalmente para 2028. Una de las principales razones es que Eletrobras, ahora una empresa privada, comenzará a vender su energía en el mercado libre año tras año, en la proporción del 20% de la cartera asignada actualmente en el mercado regulado por año, durante cinco años. Esto fue determinado por la legislación que autorizó la privatización de la empresa. Esta energía que actualmente se vende en el mercado regulado en un modelo denominado “régimen de cuotas” solo remunera los costos de operación y mantenimiento de la producción de energía. Además, otro factor que ayudará a reducir el stock de contratos en las distribuidoras es la terminación de los contratos más antiguos, para la venta de energía en el mercado regulado de centrales termoeléctricas a petróleo, con mayores costos de operación. En esta secuencia, nuestro estudio muestra que entre 2028 y 2032 hay un período de estabilización en la reducción de estos contratos. Con estas y otras premisas, el estudio deja claro que no hay riesgo de exceso de energía con las distribuidoras. Incluso en un escenario más agresivo, que combina supuestos como una visión conservadora del crecimiento de la demanda de energía con una visión de migración del 70% de los consumidores del mercado regulado al mercado libre, sería posible una pequeña cantidad de energía excedente, pero fácilmente resuelta a través de los mecanismos introducidos por la Ley 13.400/2021. Esta ley trajo una regla importante para los distribuidores: todo el volumen de energía proveniente de generación distribuida debe ser considerado y reconocido por Aneel (la agencia reguladora brasileña del sector eléctrico) en los procesos de revisión tarifaria. De esta forma, la distribuidora puede señalar que perdió consumidores en el volumen producido por la generación distribuida, evitando asumir en estos montos las pérdidas financieras en sus balances. Las distribuidoras no registrarían escenarios de sobrecontratación con la migración de consumidores al mercado libre a partir de enero de 2026. Un punto importante sobre los riesgos de sobrecontratación de las distribuidoras es la discusión en el Congreso Nacional. El proyecto de ley que propone la apertura total del mercado energético brasileño prevé como regla que si se registra un excedente de energía de las distribuidoras los costos serían compartidos por los consumidores libres y por los consumidores que permanecen en el mercado regulado. Otro punto muy relevante es que no siempre el excedente de los contratos de energía significará necesariamente pérdidas para el consumidor atendido por las distribuidoras en el mercado regulado. Esto se debe a que el resultado, se trate de una pérdida o una ganancia, siempre dependerá de dos precios: el precio de compra de esa energía por parte de la distribuidora en algún momento del pasado y el valor de venta de esa misma energía en el mercado de corto plazo. Cuando el precio de corto plazo es superior al precio de compra, la energía excedente de las distribuidoras no resultará en cargos, sino en bonificaciones para los consumidores. Las ganancias que el distribuidor obtenga en esta transacción deberán ser transferidas obligatoriamente a los consumidores. Esta posibilidad de obtener ganancias para los consumidores si existe un excedente de energía con las distribuidoras es real.

–La reciente volatilidad de los precios internacionales de la energía provocó problemas y quiebras en el sector de comercializadores de electricidad en algunos países, principalmente en Europa. ¿Qué factores se deben tener en cuenta a la hora de ampliar la libre contratación en el mercado eléctrico brasileño?

El shock de oferta provocado por la guerra entre Rusia y Ucrania, con los consiguientes picos de precios, es uno de estos acontecimientos impredecibles y graves, pero los gobiernos y los mercados han encontrado formas y mecanismos para abordar los problemas, incluso si las soluciones no han sido las mejores o han dejado daño a un lado o al otro. El impacto de este conflicto se sintió en el mercado energético mundial, con costos para consumidores y empresas. En Brasil ocurrieron dos crisis recientes y el mercado libre de energía, a través de las relaciones bilaterales, encontró soluciones y no socializó pérdidas. Una de las crisis fue la pandemia del Covid-19. Otro, de origen e impacto local, fue la grave escasez de agua que se produjo en Brasil entre 2020 y 2021, reduciendo la oferta disponible y aumentando los precios de la electricidad. En ambas crisis, el libre mercado sufrió impactos negativos, pero los agentes negociaron entre sí y, bilateralmente, encontraron soluciones. En el mercado regulado de energía, sin embargo, los consumidores, incluidos los que migraron al mercado libre después del incidente, aún pagan cuotas de préstamos bancarios que fueron tomados por las distribuidoras para evitar, en ese momento, que los costos de la energía se trasladaran inmediatamente a la factura de la luz. Esto demuestra que el mercado libre de energía es lo suficientemente robusto y flexible para enfrentar crisis causadas por varios shocks, pero incluso eso no impide que las empresas y los agentes en general busquen fortalecer aún más la seguridad del mercado eléctrico brasileño. Actualmente, se encuentra en las etapas finales de estructuración un programa para el seguimiento de las operaciones financieras de las empresas eléctricas. El objetivo es tener un seguimiento preventivo del nivel de apalancamiento de las empresas, con el fin de actuar con anticipación y evitar riesgos sistémicos. Este programa, una vez aprobado por las autoridades reguladoras, será objeto de una prueba más larga, que se realizará en paralelo al funcionamiento del mercado.

–El año pasado la Cámara de Comercialización de Energía (CCEE) y el Operador del Sistema Eléctrico Nacional (ONS) habilitaron un nuevo mecanismo para la venta diaria de energía hidroeléctrica a los países vecinos. Desde el punto de vista del segmento de comercialización, ¿cuáles son las oportunidades relacionadas con el intercambio y la comercialización de electricidad en la región?

La exportación de energía eléctrica a otros países sudamericanos ha sido una oportunidad para rentabilizar la producción eléctrica en un escenario de excedente de energía eléctrica en el mercado brasileño, combinado con el estancamiento de la demanda. Estas operaciones de exportación aún generan beneficios para los consumidores, ya que parte de los ingresos por exportaciones se revierten en descuentos arancelarios. Así, en los primeros meses de 2023, hasta mayo, las comercializadoras buscaron exportar energía a Argentina y Uruguay por cuestiones de mercado. El escenario energético favorable en Brasil generó excedentes hidroeléctricos que podrían ser exportados a los países vecinos, además de las exportaciones termoeléctricas, con ganancias para todos los países involucrados. El crecimiento de estas operaciones de exportación, así como las de importación, depende de la actual capacidad de intercambio internacional, que se limita a las conexiones con Argentina y Uruguay. Cabe mencionar que, en el caso de la generación hidroeléctrica, estas exportaciones solo pueden darse si hay exceso de generación y en época de lluvias, y su venta revierte en beneficio de otros generadores hidroeléctricos.

–Algunas voces reclaman una mayor integración energética en América del Sur, para facilitar la transición energética y mejorar la seguridad energética. Argentina y Brasil han mostrado recientemente más interés en comercializar más gas y electricidad. ¿Qué cree que se necesita para aumentar el comercio de energía entre estos países?

La disposición política y la expansión de las conexiones internacionales son importantes para fortalecer el desarrollo del mercado eléctrico entre países. Es necesario que los líderes estén alineados en el objetivo común de promover un mercado regional y la expansión del intercambio es beneficiosa para los países y debe ser estimulada, con base en mecanismos de mercado. En ese sentido, Abraceel está participando en la creación de la Asociación Iberoamericana de Comercializadores de Energía para discutir la apertura de mercados en los países y el estímulo a la venta de energía en los países. En un acto formal el 13 de junio, las asociaciones de comercializadores de energía de Brasil, Chile, Colombia, España, México y Portugal firmaron un acuerdo de principios para la creación de una entidad que los reúna para compartir experiencias y promover acciones de promoción de la comercialización en América Latina. Argentina, por ejemplo, aún no es miembro, ya que no se ha identificado ninguna asociación de comercializadores en el país. Sin embargo, considerando el carácter estratégico de impulsar el comercio regional, se invitará a integrarse al grupo a empresas con un rol central en el funcionamiento de los mercados de sus países, como es el caso de la Compañía CAMMESA. Mediante el acuerdo, estas asociaciones se comprometieron a buscar una competencia efectiva en los mercados energéticos para permitir la entrega de servicios flexibles de acuerdo a las necesidades de cada usuario final. Los grupos también acordaron promover la existencia de un mercado energético común que proporcione liquidez y transparencia a las transacciones entre los diferentes agentes del mercado, de modo que los usuarios finales puedan acceder a precios óptimos. También coincidieron en defender la promoción de un marco regulatorio adecuado y estable que garantice la inversión privada, enfatizando la importancia de las interconexiones e intercambios internacionales que permitan la creación de mercados energéticos regionales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

LO MÁS LEÍDO
DE LA SEMANA

1.

| 06/10/2024

“Brasil enfrenta una crisis de demanda que frena el desarrollo de la industria eólica”

Se proyecta una desaceleración en la ampliación del segmento aerogenerador en suelo brasileño. Para Elbia Gannoum, referente de ABEEólica, en estos momentos la actividad padece dificultades en todos los eslabones de su cadena productiva.
| 05/15/2024
La petrolera brasileña comunicó la renuncia de su CEO, Jean Paul Prates. Magda Chambriard, una ex empleada de carrera de Petrobras y ex jefa de la ANP, es la elegida por Lula para asumir el cargo. Las acciones de la petrolera retrocedieron frente a la perspectiva de una mayor intervención del gobierno.
| 05/08/2024
Las históricas inundaciones en el estado de Rio Grande do Sul están siendo monitoreadas de cerca por Cammesa. Al menos 30 líneas de transmisión y cinco generadoras hidroeléctricas quedaron fuera de servicio. Los bloqueos en las carreteras y el pronóstico de nuevas lluvias complican la evaluación del estado de la infraestructura eléctrica y su restablecimiento.
| 04/29/2024
Desde la Asociación Brasileña de Energía Solar Fotovoltaica se analiza la situación actual de esta tecnología en el país vecino, los principales obstáculos a afrontar y las medidas necesarias para fomentar el crecimiento de las energías limpias. Además, se plantea la posibilidad de crear una cadena de fabricación de componentes a nivel local.
WordPress Lightbox