Post Trama – Wide 1

  
La especialidad de Alba Caución
Seguros de caución, Una necesidad para la continuidad del negocio
28 de noviembre
2018
28 noviembre 2018
Una amplia variedad de pólizas garantiza la sustentabilidad en mercados como la industria de Oil & Gas, la minería o las energías renovables. Desde 1960, Alba Caución se dedica a la provisión de diferentes tipos de garantías para ayudar a las empresas a cubrirse de diferentes riesgos y cumplir con la ley.
Escuchar nota

tramaFundamentales a la hora de proteger y garantizar una inversión o un contrato, las pólizas de seguros de caución pueden adquirir una multiplicidad de formas. Garantías de mantenimiento de la oferta en diversas concesiones, garantías de ejecución de contrato, fondos de reparo de acuerdo con los pliegos de condiciones de una obra, anticipos por acopio, anticipos en suministros y garantías de adjudicación son sólo algunas de ellas.

Marcelo Fortino

Desde 1960, Alba Caución es una de las pocas firmas especializadas en la provisión de estas soluciones. Se trata de una empresa monorámica, ya que opera solamente en el ramo de la caución, en todos los riesgos habilitados por la Superintendencia de Seguros de la Nación.

«Históricamente nos mantuvimos entre las 10 primeras compañías de seguros y tenemos el respaldo de los más prestigiosos reaseguradores internacionales, algo que acrecienta aún más nuestra solidez», destaca Marcelo Fortino, subgerente técnico de Control, quien trabaja en la organización desde hace 25 años.

En la actualidad, Alba Caución posee 11 sucursales distribuidas en todo el país y alrededor de 100 empleados. Asimismo, casi 500 empresas integran su red de productores de seguros asociados. «Durante el último ejercicio fiscal, alcanzamos un 37% de crecimiento en la facturación y más de un 40% de aumento en la cobranza con respecto al año anterior», subraya el ejecutivo.

El seguro de caución, define, es un contrato de garantía que otorga una compañía de seguros para cubrir las pérdidas producidas por el incumplimiento de obligaciones del proponente (o tomador del seguro) frente al acreedor de esas obligaciones (el asegurado). Es decir, «los seguros de caución sirven para resarcir al asegurado en caso de que el tomador no cumpla el compromiso asumido en el contrato. Ello implica la existencia de un contrato o una obligación legal de la que surgen las obligaciones del tomador que deban ser garantizadas y los derechos del acreedor interesado en que se le garanticen», explica Fortino.

Combinación de factores

Con 20 años de trayectoria dentro de Alba Caución, Virginia Marinsalta observa un crecimiento en las ventas. «La suba se viene dando en forma sostenida, aunque su ritmo se desaceleró un poco en los últimos tres meses, como producto del contexto económico», reconoce la gerente de Asegurados de la firma.

Virginia Marinsalta

Según Fortino, hay una combinación de dos factores en juego: una desaceleración de las ventas y un aumento de los reclamos de los siniestros. «Esto no es alarmante porque, históricamente, en el ramo hay un pico de siniestralidad en momentos de crisis o turbulentos como el que vivimos hoy. Por lógica, cuando se está garantizando un contrato y obligaciones contractuales donde hay presupuestos, costos y demás, en épocas de variabilidad empieza a haber tensiones y a generarse roces. Esto origina reclamos y problemas, y hay que renegociar y equilibrar todo», señala.

Ambos ejecutivos coinciden en que la devaluación y el cambio del valor también afectaron los contratos, que muchas veces son a largo plazo: dos o tres años, y más. Por lo tanto, el presupuesto original planificado con un tipo de cambio, incluso con previsiones, variables y estimaciones aplicadas, sufre una gran modificación. Eso hace que el contrato se frene o que las partes deban discutir nuevos términos. En Alba Caución observan este impacto en la obra pública, especialmente en materia de revisión de precios.

«Los seguros de caución son obligatorios en licitaciones y contrataciones públicas, y en garantías aduaneras, por ejemplo. Pero si esas operaciones disminuyen, baja la necesidad de garantizar. Nuestro rubro es como todos: acompaña a la economía y a las políticas públicas, sobre todo por lo que nos impactan los recortes de obra pública. Se trata, en definitiva, de uno de los sectores donde más se trabaja», asegura Marinsalta.

Si bien el vigente contexto resiente algunos contratos, acota, el impacto es leve dada la necesidad de estos seguros y la obligatoriedad en muchos casos. «Una señal de la robustez del negocio tiene que ver con las cifras de crecimiento que muestra nuestra empresa», ejemplifica.

Conocimiento local

Alba Caución dispone de agencias propias en todo el país, con personal de la compañía. Además, tiene puntos de emisión en sitios donde hay una agencia, pero también existen posibilidades de emitir pólizas, por ejemplo, en escribanías. «Lo importante de nuestras agencias es que están integradas por gente del lugar, que conocen las particularidades y requerimientos de las personas y las empresas allí establecidas. Eso nos da un valor agregado. Hay un conocimiento local muy importante, así como una gran personalización. Se genera una simbiosis muy interesante», enfatiza Fortino.

De acuerdo con el ejecutivo, el seguro de caución tiene tres componentes: el asegurado, el tomador y la aseguradora. «Hay que conocer la dinámica de los tres elementos para encarar un negocio y, a la vez, esos factores tienen dinámicas particulares en cada región. El seguro de caución, al menos como lo manejamos nosotros, requiere un conocimiento más amplio que los simples números, fuentes objetivas o papeles necesarios para hacer los cálculos, armar una póliza y suscribir un negocio», puntualiza.

Mercado energético

A decir de Marinsalta, Alba Caución cuenta con muchos clientes que se dedican al montaje de redes y de líneas de alta tensión, al mantenimiento de infraestructura y a todo lo vinculado con pozos petroleros y servicios asociados, desde la explotación hasta el mapeo. «Donde hay un contrato siempre existe la posibilidad de un seguro de caución, ya sea en los segmentos de electricidad, gas, petróleo, minería o renovables. Allí se busca garantizar el cumplimiento del contrato, tanto de concesión como entre privados. Y si hay un anticipo financiero –es decir, si quien encarga la obra adelanta dinero–, también se lo puede garantizar con un seguro de caución», precisa.

No obstante, queda mucho desarrollo por delante, especialmente en el ámbito privado. «En el sector público, las garantías ya están establecidas dentro de los pliegos de la licitación de alguna manera. Pero en el privado a veces no se conoce el seguro de caución o se lo pide parcialmente. También se desconoce la complementariedad de dos garantías, por ejemplo la ejecución de contrato y el anticipo financiero: una cubre el cumplimiento contractual y la otra cubre la aplicación del dinero al contrato. Es decir, hay mucho trabajo por realizar en capacitación y asesoramiento, tanto al cliente como al asegurador, para transmitir las particularidades y especificaciones de los seguros de caución», especifica Fortino.

Con respecto a las principales demandas actuales, el ejecutivo hace hincapié en la cobertura de servicios y garantías dentro del sector energético y en el mantenimiento de planta. «De cara al futuro las expectativas son altas por todo lo relacionado con Vaca Muerta, ya sea por contratos directos o debidos al ecosistema de Pymes que abastecen la producción y las necesidades de las firmas allí radicadas. Desde el servicio de transporte de empleados, pasando por alquileres para quienes se mudan a ese lugar hasta las necesidades propias del yacimiento», enumera.

El caso de las renovables

Por la forma en que se plantearon las licitaciones de proyectos de energías renovables, en un principio Alba Caución recibió muchas consultas vinculadas con las Rondas 1, 1.5 y 2 del Plan RenovAr. En ese contexto, acompañaron a varias empresas con las garantías para presentarse en las licitaciones. «Pero luego observamos una dificultad en la forma en que la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico (Cammesa) redactó las garantías, imponiendo unas condiciones de póliza con las que no estábamos de acuerdo y que no son las aprobadas por la Superintendencia de Seguros de la Nación, que es nuestro organismo de contralor. Entonces tomamos algo de distancia y analizamos cada consulta o negocio sobre renovables con mucho mayor detalle que lo usual», advierte Fortino.

Según Marinsalta, la compañía garantiza algunos de esos proyectos, pero en forma muy selectiva, tratando de conocer al cliente, de visitarlo y de tener una mayor proyección del negocio (o sea, de saber qué iban a realizar y cómo se iban a financiar). «No obstante, el resultado no fue negativo y sigue siendo un negocio interesante, en forma directa o indirecta, a través de las Pymes proveedoras o las importaciones a realizar. Todo el tiempo se está moviendo, dada la diversidad de empresas y emprendimientos existentes, y para sostener un servicio energético mínimamente hay una gran cantidad de contratos que son caucionables», completa. ×

Seguros interesantes

El abanico de seguros de caución requeridos por distintas industrias es sumamente amplio.

Un nuevo producto, por caso, pasa por las condiciones de póliza para los contratos de participación público-privada (PPP). La Superintendencia de Seguros aprobó sus condiciones generales, las cuales incorporan particularidades que el mercado no tenía.

En Alba Caución también se trabaja con la póliza ambiental, un producto que puede incluirse dentro de lo nuevo, aunque tiene una historia bastante profusa.

Adicionalmente, la firma está trabajando mucho con pólizas de alquileres, un rubro en el que hay una demanda creciente dentro del sector energético por los movimientos de empleados que tienen las empresas y por los requerimientos de alquilar viviendas, sobre todo para el personal jerárquico.

La Ley General del Ambiente (25.675) exige el seguro ambiental en su artículo 22. Según Marinsalta, ese artículo establece que quienes puedan producir alguna contaminación en el medio ambiente deberían tomar un seguro de caución. «Igualmente hay una fórmula polinómica que le da a cada establecimiento un indicador del nivel de complejidad ambiental potencial que tiene. Y en función de ese valor es plausible tomar un seguro de caución o no», sostiene.

En estos casos, comenta, el seguro es a favor del Estado, ya sea nacional, provincial o municipal. «Quienes más lo están requiriendo son la Nación y algunas provincias. Hasta ahora, los municipios no se han involucrado en el tema, tal vez por desconocimiento. Ellos deberían exigírselo a las industrias –por ejemplo, en los Parques Industriales– o en los pliegos de licitación de algunos obradores», sugiere la ejecut

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

LAS MÁS LEÍDAS

1.

| 11/09/2023

GAPP celebró sus 20 años de trayectoria en el país

El grupo nació como una red de networking que tenía como objetivo fomentar el desarrollo tecnológico y la promoción comercial -las Pymes argentinas del sector energético.
| 11/06/2023
Los operadores líderes de tuberías, empresas de Ingeniería, Procura y Construcción, operadores de almacenamiento y tomadores de decisiones debatirán sobre las últimas tendencias y soluciones de la industria de tuberías en el Congreso de Transporte de Oil & Gas. El evento tendrá lugar del 19 al 20 de noviembre en Milán, Italia.
# 
| 10/25/2023
El grupo Bertotto Boglione, uno de los principales referentes de la industria metalmecánica de la zona centro del país, está cumpliendo este año 75 años de trayectoria. Con base en Marcos Juárez, en Córdoba, está dedicada al desarrollo de soluciones de almacenamiento con foco en la producción de tanques para depósito de combustibles. Su vicepresidenta, María Rosa Miguel, analiza el escenario que tiene por delante la industria y repasa iniciativas que lidera la empresa en el área de educación.
# 
| 10/19/2023
La compañía presta servicios de consultoría y las herramientas para mejorar la planificación financiera. Desde hace seis años la empresa se encuentra asesorando al entramado empresario de la norpatagonia. Para la industria del Oil & Gas se destaca la negociación de facturas de crédito electrónica por 2.000 millones de pesos y la gestión de créditos de largo plazo por 1.150 millones a través de líneas de financiamiento de tasa subsidiada.
WordPress Lightbox