Post Renovables – Wide 1

Descarbonización
Una empresa estadounidense prevé invertir US$ 500 millones para fabricar hidrógeno y amoníaco verde en Tierra del Fuego
Mar 31
mayo 2022
31 mayo 2022
En una entrevista a fondo con EconoJournal, Nabil Katabi, gerente de Financiamiento de MMEX Resources, dio a conocer los detalles del proyecto de hidrógeno, amoníaco y metanol verde que la empresa está llevando adelante en Tierra del Fuego. Cuáles son los factores que incidirán en la materialización de la obra y cuál es el plan de la compañía para aprovechar el potencial eólico de la provincia.
Escuchar nota

MMEX Resources Corporation es una empresa estadounidense que ha construido y operado plantas termoeléctricas, oleoductos y gasoductos, refinerías de petróleo y plantas de etanol en Texas y Perú. También ha explorado y operado yacimientos de petróleo y gas. En los últimos días anunció una inversión de US$ 500 dólares para llevar adelante un proyecto de energías limpias e hidrogeno verde en el país.

Junto con Siemens Energy -empresa líder en la fabricación de equipos de electrólisis- concluyeron un estudio de diseño de ingeniería de detalle para la producción de 55 toneladas por día de hidrógeno en la ciudad de Río Grande, en Tierra del Fuego.

La inversión estará destinada a la construcción de un campo eólico de hasta 300 MW (160 MW base), y una planta de electrólisis. El objetivo será desarrollar una unidad de conversión de amoníaco o metanol de 300 toneladas diarias para exportaciones globales, que se realizarán a través de una infraestructura de carga marítima propia.

El requerimiento del hidrógeno verde se vincula a la necesidad de sustituir el uso del carbón, el petróleo y sus derivados, y el gas natural, por fuentes de energía renovables y sin emisiones de dióxido de carbono. Por esto, muchas empresas se encuentran demandando este material de cara a la transición energética.

¿Qué fue lo que motivó a MMEX a enmarcar un proyecto de hidrógeno verde en Río Grande?

-El empuje post Covid-19 y la situación del gas en Europa por el conflicto bélico Rusia-Ucrania nos llevó a entrar en el mundo del hidrógeno. Primero ingresamos en un proyecto de hidrógeno azul en Texas, pero no funcionó muy bien, por eso nuestro enfoque ahora está en el verde. Nos encontrábamos trabajando en un desarrollo técnico con Siemens Energy y nos acordamos de las condiciones de viento en Tierra del Fuego debido a que nosotros hemos estado allí hace veinte años trabajando en una refinería, procesando los líquidos del gas que producía Total Energies. De esta experiencia viene nuestro conocimiento de la zona y la asociación con empresarios en Argentina.  Tierra del Fuego presenta condiciones de viento de calidad mundial y por eso es uno de los mejores sitios que existe para llevar a cabo este tipo de proyectos. Además de estas condiciones, también se dio el apoyo por parte del gobierno regional.

Otro punto importante es el estatus de zona franca que posee, lo cual ayuda bastante en varios aspectos de esta iniciativa porque siendo un proyecto de exportación no dependemos del ámbito nacional.

¿La elección de Tierra del Fuego tiene que ver con su ubicación estratégica teniendo en cuenta los océanos Pacífico y Atlántico, sumado a que se puede armar un proyecto de exportación basado en la generación de energía sin tener que entrar al Sistema Argentino de Interconexión (SADI)?

-Sí. Nunca hemos considerado el SADI, pero tiene sus complicaciones. Querer ingresar a Argentina sacando energía renovable de la red, no funciona.

¿Cómo puede garantizar que en un pico de consumo no tomen su energía y que esta se destine a la demanda prioritaria y residencial?

-Argentina no tiene la cantidad de renovables para poder garantizarlo. La mecánica y el sistema para hacerlo sí existe, pero en Estados Unidos. Estamos haciendo un acuerdo con una de las utilities de las grandes, que nos va a enviar 160 MW certificados, renovables, todos los días. En Argentina no es una opción y desde el inicio ni lo pensamos. El plan es tener un campo eólico dedicado.

Actualmente, ¿se encuentran en el proceso recopilación de datos de corrientes eólicas para comprobar la potencia de los vientos?, ¿cuánto tiempo estima que le demandará esta medición?

-Había mucha información sobre la zona, una situación no común. Esto fue un paso muy importante. Ahora todos esos datos están en manos de Siemens Gamesa, que es nuestro socio técnico y el encargado de definir cómo sería un campo eólico óptimo para esta zona. Este proceso va a demorar algunos meses.

¿Lo que proponen es que Siemens Gamesa se encargue de la construcción de los parques eólicos y ustedes, con esa energía, realizar la planta de electrólisis para conseguir el hidrógeno?

-Eso es. Lo que ya tenemos es la ingeniería de electrólisis, la hemos terminado a finales del año pasado. Con Siemens hemos diseñado un paquete para producir 55 toneladas/día de hidrógeno verde. Para poder generar esa cantidad ideamos poner siete módulos, los cuales precisan tres hectáreas. No es mucho.

Una vez que posean la información sobre las corrientes eólicas, ¿cómo continúa su cronograma?

-El estudio eólico nos va a informar sobre cuánto va a costar este capex y cuántas torres se van a necesitar. Con esto también vamos a saber cuántas hectáreas precisamos. Hemos tenido conversaciones con algunas estancias del lugar, pero aún no tenemos el número exacto de cuantas porciones de suelo son necesarias debido a que son las condiciones de viento las que definen qué turbinas colocar, cuántas estructuras, etc. Primero debemos saber eso para poder entrar en las negociaciones comerciales con quienes van a comprar este hidrógeno y financiar el proyecto.

Teniendo en cuenta la situación macroeconómica que presenta Argentina, ¿cuán dificultoso resulta el proceso de captación de socios que financien el proyecto?

-El hecho de estar en Tierra del Fuego ayuda mucho porque es zona franca. Sabemos que no hay IVA, los impuestos a la renta son muy bajos, hay mucho apoyo en este sentido. La repatriación de ganancias sí es un tema, el cambiario no tanto. Son mecánicas que hay que atravesar, es la única complicación, pero no se presenta como un impedimento porque siempre se va a realizar un acuerdo entre este proyecto y el gobierno. Va a haber reglas definidas por unos años.

Además, lo que hemos visto es que lo que se puede sacar de ganancias es suficiente para lo que este proyecto va a generar. Este es el primer análisis que realizamos y por el cual seguimos. De todas maneras, hay que reinvertir un porcentaje, entonces lo que observamos ahora, funciona.  Si estuviésemos más al norte, la situación sería otra. Los que están anunciando proyectos donde hay red eléctrica, cuentan con ella, y  no creo que contemplen la construcción de su propio campo eólico.

¿En el puerto Río Grande deben realizar alguna obra?

-Sí, pero es mínima. Vamos a precisar unos tanques de almacenamiento, pero no de hidrógeno, sino de amonio, que se va a producir allí. Luego para importarlo se deberán establecer líneas submarinas que se conectarán con boyas. Estos líquidos no necesitan una infraestructura portuaria fija como ocurre con los contenedores, graneles. Es netamente más simple. Esto mismo hemos hecho en Perú.

¿Consiguen hidrógeno verde y a partir de él generan petroquímicos también verdes?  

-El hidrógeno es un gas con poca densidad entonces para transportarlo se lo tendría que someter a un proceso de licuefacción. El problema es que no hay barcos que hoy transporten hidrógeno, como ocurre hace cuarenta años con el LNG, pero lo bueno de este material es que se puede transformar en amonio, que a su vez se puede utilizar para producir fertilizantes o explosivos, pero también se puede quemar en centrales térmicas. Por esto la solución para desarrollar hidrógeno es el amonio o metanol.

¿La inversión de US$ 500 millones por la construcción del parque de 350 MW, la planta de hidrógeno y las obras de infraestructura portuaria están dentro del capex total?, ¿con esto van a estar en condiciones de exportar hidrógeno en el formato de amonio o metanol?

-Sí, es el capex total. Esa es la cifra con el proyecto puesto en marcha. La producción de amonio es la más probable.

¿Cuánta cantidad de amonio se puede llegar a producir?

-300 toneladas por día. En general hay un 18% de hidrógeno en 100% de amoniaco.

¿Tienen un proyecto similar en Perú?

-Sí, en Perú se presentó una situación en donde realizamos un acuerdo con una de las empresas eléctricas de allá para que nos brinde 160 MW. Es un país con mucha generación hidroeléctrica. Además, hay un parque de renovables muy importante. Y el otro proyecto que tenemos está en Marruecos, ubicado en un sitio con vientos y sol extraordinario. También es una zona franca, pero allí hay que desalinizar el agua, en cambio la ventaja que se presenta en Río Grande es que posee agua dulce.

El gobierno de Tierra del Fuego les abrió las puertas y hay buena negociación. Respecto al Gobierno nacional ¿ya tienen detectado un interlocutor válido o continúan en la búsqueda?

-Estamos en eso. Sabemos con quién hablaríamos. En junio van a anunciar el marco regulatorio para el desarrollo del hidrógeno en el país. Ya hemos realizado análisis legales con estudios de Buenos Aires y el tema es complejo, pero su complejidad está clara.

Hay distintos proyectos que no se materializaron en Argentina. Frente a esto, ¿piensa que este proyecto va a concretarse?

-Yo creo que, si este proyecto no se llega a materializar, eso no será por culpa de Argentina, sino por el mercado internacional energético y por lo que podría llegar a pasar con el desarrollo del hidrógeno. No veo impedimentos argentinos. Hoy todo indica que el hidrógeno verde está entrando en una fase de boom, por lo que no vemos que esto no prospere, pero si fuera así sería por problemas ajenos, no de Argentina.

Si todo sale de acuerdo a lo proyectado, ¿cuándo cree que podrían estar en la fase de construcción de la planta?

-Si todo sale bien, es decir, los análisis técnicos, los acuerdos comerciales, el financiamiento, que lo hemos hablado con un par de boutiques argentinos, en donde hay bastante optimismo sobre traer esta inversión desde entidades multilaterales, hablaríamos de una construcción de dos a tres años.

¿Cree que este proyecto puede funcionar como modelo a seguir para que otras iniciativas similares puedan avanzar?

-Sin duda. El gran recurso que presenta la Patagonia es el viento y también que posee mucha tierra. Hay superficie para hacer 20 proyectos como este. Uno puede pensar en esta zona como un polo de producción- de hidrógeno, de amonio o metanol-, y de exportación porque desde el lugar en donde se encuentra se pueden trazar conexiones con Asia, Europa.

¿Imagina un gran offtaker que tome esas 55 toneladas de hidrogeno verde que van a producir o piensa en algo atomizado?

-Estamos viendo. Hace tres o cuatro meses la discusión era con Corea, Japón, Indonesia, Malasia. Ahora es con Alemania, Francia, Inglaterra y Portugal.

¿Tienen alguna negociación que presente una línea de avance?

-Sí, tenemos negociaciones con dos empresas energéticas, desarrolladoras, y con otras dos que son de shipping, las cuales se encuentran tratando de ubicar puntos de abastecimiento de hidrógeno en los puertos en donde trabajan más.

En cuanto al tema ambiental, ¿en qué aspectos se encuentran trabajando?

-Cualquiera de estos proyectos tiene que presentar un estudio sobre el impacto en el ambiente. Tierra del Fuego tiene una Secretaría ambiental que está al tanto de estos temas y por esto mantenemos diálogo. Debemos hacer algunos estudios de impacto preliminar en conjunto. Es importante incorporar todos estos aspectos en cuanto a la naturaleza porque quienes financian el proyecto se interesan por ello. Estimamos que el estudio ambiental puede llegar a demorar entre seis y siete meses.

¿Cree que el proyecto puede generar algún tipo de conflicto social?

-No, porque el proyecto representa beneficios. Por ejemplo, Siemens va a tener que instalar una unidad de mantenimiento por las torres que va a construir y eso va a significar una inversión impactante en Río Grande.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

LAS MÁS LEÍDAS

1.

| 05/10/2024

Reclaman que el hidrógeno verde sea una política de Estado en la Argentina

Juan Manuel Alfonsín, director ejecutivo de la Cámara Argentina de Energías Renovables, analiza el presente y el potencial en el país de este vector energético, como así también los obstáculos que encuentra la inversión privada y las necesidades regulatorias a nivel sectorial.
| 04/29/2024
La subsecretaria de Transición y Planeamiento Energético de la Secretaría de Energía de la Nación adelantó que en las próximas semanas el gobierno publicará normativas destinadas a facilitar el desarrollo del sistema de transporte eléctrico, uno de los cuellos de botella que aquejan al sector. También, que deberán realizar modificaciones en el RIGI para incluir a los proyectos de hidrógeno verde.
| 04/27/2024
La PlataformaH2 Argentina y la provincia de Chubut llevaron a cabo este viernes el Foro Transición Energética e Hidrógeno Verde, en Comodoro Rivadavia. El encuentro contó con la participación de funcionarios, referentes de las principales empresas del sector, cámaras empresariales y representantes de la Unión Europea, de la Embajada de Alemania y de Países Bajos. Allí se analizaron los principales objetivos y desafíos de la Argentina de cara a la transición y al desarrollo del hidrógeno verde.
| 04/07/2024
EconoJournal accedió al documento que envió el viernes el Banco Santander a las empresas interesadas en adquirir 55 áreas convencionales de YPF en Chubut, Santa Cruz, Mendoza, Río Negro, Neuquén y Tierra del Fuego. La petrolera bajo control estatal prevé finalizar el proceso en julio. Cómo quedó integrado cada uno de los clústers.
WordPress Lightbox