Destacadas – Wide 1

  ˖   
POR EL ATRASO DE PRECIOS
La Argentina perdió este año más de US$ 500 millones por revender a precio subsidiado combustible en estaciones de ciudades transfronterizas
Mié6
diciembre 2023
06 diciembre 2023
En los primeros nueve meses de 2023, la Argentina importó naftas y gasoil por US$ 1.172 millones que alcanzaron para cubrir un 10% del consumo en el mercado doméstico. Lo paradójico es que, según estimó Andrés Cavallari, gerente general de Raízen, un 50% de ese volumen terminó en el tanque de habitantes de países limítrofes que cruzaron la frontera para cargar combustibles en ciudades fronterizas. A raíz de ese absurdo, combustibles importados que le costaron al país más de US$ 500 millones se comercializaron fuera del país a precio mucho más bajos que lo de la región. El costo de la incomprensible política de combustibles del gobierno de Alberto Fernández.
Escuchar nota

La rutina para cargar combustible de los habitantes de ciudades fronterizas con países limítrofes como Clorinda (Formosa), Iguazú (Misiones) o Salto (Entre Ríos), se alteró por completo en los últimos tiempos. Lo que era una práctica corriente se transformó en la actualidad en una operatoria que requiere una amplia planificación logística. Cada vez son más los habitantes de países limítrofes (Paraguay, Uruguay, Brasil y Chile) que cruzan la frontera para abastecerse de naftas y gasoil en la Argentina. Por eso, hoy es habitual observar filas de hasta varios kilómetros en algunas de estas ciudades para llenar el tanque. ¿Cómo se explica el fenómeno? Fundamentalmente, a partir de diferencia de precios de los subproductos del petróleo que existe entre la Argentina y el resto mercados de la región, que torna mucho más conveniente cargar combustibles en nuestro país.

Esta situación anormal, que se explica únicamente por la incompresible política del gobierno de Alberto Fernández de atrasar en demasía el precio de los combustibles con relación a los valores que se pagan en América Latina, tuvo bastante repercusión periodística en los últimos meses. Sin embargo, aún no estaba claro cuál era el costo real de esa situación genera para la Argentina, dado que aún no se había definido su orden de magnitud económica.

Lo que sucede el que el atraso de los precios en los surtidores locales incentiva artificialmente el consumo de combustibles en el país, provocando una mayor necesidad de importaciones justo en un momento en el que la Argentina adolece la falta de dólares. El absurdo es que, frente a ese escenario, una buena parte de los combustibles termina en el tanque de habitantes de países limítrofes que cruzan la frontera con el único interés de cargan naftas o gasoil. Andrés Cavallari, gerente general de Raízen, una de las tres mayores compañías del sector de refinación, estimó que el 50% de las naftas y diésel que se importaron en lo que va de 2023 fueron consumidas por automovilistas, transportistas y distribuidoras de la región.

Números

De acuerdo a los datos publicados por la Secretaría de Energía, que están actualizados hasta septiembre, durante los primeros nueve meses del año, la Argentina importó 992.453 m3 de gasoil grado 3 (de alta calidad) por un total de US$ 752 millones y 579.279 m3 de nafta premium por otros US$ 420 millones. La importación de combustibles motivó, en conjunto, la salida de US$ 1.172 millones del país.

Cavallari calculó estimativamente que “se importó sólo un 10% de las naftas y el diésel que se consumieron en el mercado interno» y destacó que «por un lado, eso es bueno porque habla de una solidez del parque refinador, que es capaz de cubrir con su producción un 90% de la demanda doméstica de combustibles». «De ese 10% (que se importó), la mitad terminó en países limítrofes en una venta transfronteriza producto de nuestra brecha cambiaria”, cuantificó el directivo durante su participación en Energy Day, el evento anual de EconoJournal. Por lo que, en base a estos números y medido en términos cambiarios, se puede sostener que el Banco Central (BCRA) perdió unos US$ 586 millones durante 2023 para subsidiar la provisión de combustibles para países vecinos.

Triple corrección

Tras ser consultado sobre cómo sería posible corregir esta situación, el ejecutivo de Raízen sostuvo que “esto no ocurre con intencionalidad, sino que son los daños colaterales que tiene el atraso tarifario en una economía que tiene apertura e intercambio con países limítrofes”.

Cavallari planteó que debe resolverse rápidamente la alta distorsión de los precios relativos en la Argentina, que el Índice de Precios al Consumidor (IPC) entre enero y octubre fue del 120%, mientras que el de los combustibles fue del 78%. Por eso, manifestó que si se corrige el tipo de cambio y el precio del crudo esto tendrá un impacto directo en el precio de los carburantes.

En cuanto a este punto, marcó que será esencial que las compañías del sector se reúnan con el gobierno entrante para encontrar una salida, que se refleje el verdadero costo del producto para limar las distorsiones y que esto permita sanear toda la cadena y justificar las inversiones que se están llevando a cabo en el upstream como en el downstream, particularmente en el sector de refinación.

Por último, el referente de Raízen aseveró que “en el crudo, el barril criollo que está muy por debajo en lo que es una paridad de exportación. Esto afecta a la cadena de los biocombustibles, a los márgenes de refinación y de comercialización. Además, el Estado forma parte de quienes están absorbiendo este impacto, lo que se ve reflejado en una menor recaudación de impuestos”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

LAS MÁS LEÍDAS

1.

Caida-de-petroleo-licua-precio-en-surtidores-1024x576
| 03/01/2024

Por la actualización del ICL, biocombustibles y la devaluación, petroleras definen aumento de las naftas con un piso del 7%

La suba en los surtidores que se aplicará en las próximas horas se explica por la actualización del impuestos a los combustibles líquidos (ICL) y también por el aumento del precio regulado de los biocombustibles y el impacto de la devaluación del peso. Por eso, fuentes privadas señalan que el incremento de las naftas y gasoil partiría de un piso del 7% y podría ser mayor si las refinadoras quieren reconocerles a los productores un precio cercano al internacional, tal como se comprometió el gobierno.
Luis Caputo, ministro de Economía.
| 02/28/2024
Las distribuidoras eléctricas acumularon hasta enero una deuda con CAMMESA de 394.708 millones de pesos debido al congelamiento tarifario. En enero Edesur pagó solo el 18% de su factura, Edenor el 16% y Edelap el 3%. Habitualmente cuando se producían estos atrasos el Estado Nacional era el encargado de transferirle fondos a la compañía que administra el mercado mayorista eléctrico para que pudiera cumplir con sus compromisos. Sin embargo, el Ministerio de Economía no está desembolsando un peso, lo que derivó en un quiebre de la cadena de pagos que afecta fundamentalmente a generadores, transportistas y productores de gas natural.
ENRE 3
| 02/19/2024
El ente regulador creó una nueva fórmula de actualización del Costo Propio de Distribución (CPD) que se actualizará en función de lo que suceda con el índice de salarios, la inflación mayorista y el Índice de Precios al Consumidor. Los salarios tendrán una ponderación del 55%, el IPIM del 25% y el IPC del 20%. Una fórmula similar se aprobó para actualizar mensualmente la remuneración de Transener.
industrias
# 
| 02/19/2024
Los usuarios denominados G1, G2 y G3, que agrupan desde pequeños comercios hasta industrias con mayor consumo que se abastecen de las redes de distribución de Edesur y Edenor, deberán afrontar fuertes subas en las próximas facturas. Un comercio pequeño (G1) que tiene un consumo mensual de 800 kWh pagaba 19.020 pesos y ahora deberá desembolsar 92.814 pesos (388%), mientras que un usuario G2, que consume 2000 kWh mensuales, pasará de 50.415 a 242.334 pesos (380%).
WordPress Lightbox