Post Energia – Wide 1

  
ESTRATEGIA FALLIDA
Por las altas temperaturas en invierno, sobra gas, petroleras cierran pozos, se derrumban los precios y Enarsa cancela barcos de GNL
Vie 11
agosto 2023
11 agosto 2023
La caída de la demanda provocada por el calor, forzó a las petroleras a cerrar pozos y se frenó la inyección de hasta unos 15 millones de metros cúbicos (MMm3) de gas. Por eso, Enarsa está negociando la cancelación de buques de Gas Natural Licuado (GNL) que tenía contratados. Esta semana canceló una embarcación de TotalEnergies abonando una compensación de unos US$ 5 millones y está negociando la cancelación de dos buques de BP.
Escuchar nota

Debido a las altas temperaturas que se han venido registrando en este invierno, está sobrando gas en el mercado local por falta de demanda. En las últimas semanas, petroleras vienen cerrando pozos productores de manera regular por falta de consumo. Durante algunos días se frenó la inyección de hasta unos 15 millones de metros cúbicos (MMm3) de gas. Con el ingreso en operación del Gasoducto Néstor Kirchner (GNK), que recién este jueves pudo transportar los 11 MMm3/día anunciados, la situación se acentuó. Por eso, Enarsa está negociando la cancelación de buques de Gas Natural Licuado (GNL) que tenía contratados. La empresa estatal prefiere pagar un resarcimiento a que el gas importado —mucho más caro— termine desplazando en el despacho al gas extraído en el país. Esta semana canceló una embarcación de TotalEnergies abonando una compensación de unos US$ 5 millones y está negociando la cancelación de dos buques de BP. La conversación es contrarreloj: Enarsa está intentando cancelar un envío de GNL previsto para el próximo martes 15 de agosto. El otro cargamento tiene fecha para fin de mes.

La cancelación de esos barcos expone una vez más la apuesta fallida que realizó Enarsa a comienzos de año, tal como publicó este medio. Luego de la fuerte baja que se registró en el precio internacional del gas a fines de 2022, el Ejecutivo buscó aprovechar la situación y el 22 de enero licitó la adquisición de 30 buques de gas para el invierno. Lo hizo incorporando tres condiciones de contratación diferentes a las que usaba históricamente: a) estableció que sólo puedan participar los proveedores que comprometan el envío de al menos 10 buques de gas; b) pidió que se cotice a precio fijo y c) comprometió el pago por adelantado del gas importado, una novedad sin precedentes en este tipo de concursos estatales para importar combustibles.

Como resultado de esa compulsa, consiguió pagar un precio medio del LNG de unos 20 dólares por millón de BTU. Sin embargo, la apuesta terminó saliendo mal. ¿Por qué? Porque los precios del LNG siguieron bajando. Por lo tanto, la decisión de comprar a precio fijo y con modalidad de pre-pago terminó resultando ruinosa.

De hecho, el gas cotiza actualmente a US$ 1,70 en el mercado spot. Si bien es un mercado poco representativo, casi marginal (para algunas productoras no representa más de un 5% del volumen total), termina seteando expectativas, algo similar a lo que ocurre con el dólar blue en el mercado cambiario. El precio del gas de la Cuenca Neuquina contractualizado por el Plan Gas está en torno a US$4,50 (3,50 más un premio por el período invernal), pero en este contexto el spot quedó muy por debajo porque sobra gas y las petroleras que producen gas asociado —como por ejemplo Pluspetrol en La Calera— prefieren venderlo barato por una cuestión operativa, a fin de que no interfiere la posibilidad de producir petróleo.

En este contexto, haber firmado contratos a precio fijo eleva los costos de cancelación, que inicialmente eran prepagos y Enarsa ya los renegoció una vez para poder pagar cuando llega el barco. A esa apuesta fallida de la empresa estatal, hay que sumarle además la falta de reacción posterior debido a una combinación de factores entre los que sobresale la ausencia de coordinación entre las distintas áreas que se ocupan del tema dentro del gobierno debido las internas políticas entre el subsecretario de Hidrocarburos, Federico Bernal; el titular de Enarsa, Agustín Gerez; y el gerente general de Cammesa, Sebastián Bonetto. Esas peleas hacen que todo se demore y se terminen cancelando los buques recién a pocos días de que tengan que arribar.

Algo que podría haber hecho Enarsa antes de cancelar los barcos es revenderlos. Si bien esas ventas hubieran supuesto una pérdida para la empresa, desde una óptica integral del Estado tal vez podría haber sido conveniente. Al menos se podría haber realizado el ejercicio económico para algunas embarcaciones. Por ejemplo, si se termina vendiendo a US$ 12 un barco que se pagó US$20, la perdida es de US$ 8, pero eso hubiera sido más barato que pagar los US$ 20 y encima terminar cerrando pozos de gas que cuestan unos US$ 4,50. El gobierno obturó de cuajo el planteo que le acercaron algunas petroleras por el temor a una eventual judicialización de la decisión. Es que a raíz de las distintas denuncias que realizó Federico Bernal contra la gestión anterior en los últimos años judicializando decisiones de política económica, ningún funcionario se va a animar a vender a 10 o 12 dólares algo que pagó US$ 20 porque se arriesga a que lo terminen denunciando por incumplimiento de los deberes de funcionario público.   

ETIQUETAS

11 comentarios

  1. En cualquier momento empezamos a decir que el GPNK está al P2… que para qué lo hicieron si sobra gas… Kráneos…
    Y los petroleros van a empezar a pedir subsidios porque se les cae el precio y no pueden invertir…

    1. Se hizo para subsanar el deficit de gas natural local, y que la industria y los consumidores lo paguen mucho mas barato al aer producido aca, y además exportarlo. Hay que ser muy elemental para nl darse cuenta de esto. El pais tuvo deficit en la balanza energética hace años. Obviamente despues segun como este el mercadoos precios bajan o suben ( con la guerra subieron por 10 o mas veces).
      Y no es los «kraneos K» debe ser una de las pocas cosas relevantes y buenas que hicieron el gasoducto. Era política estratégica que se venia pensando desde 2015 y ya sea oficiosmo y oposición. Después si con esto que dice la nota se ve que compraron de mas por si no llegaban con el gasoducto y por si el invierno era frio, ahora si no tuvieron en sus manos modelos de consumo o pronosticos de clima adecuados no lo se, pero claro que la fragmentacion en la toma de decision del area energética hace que la gestion sea muy mala.

  2. Más allá de la noticia. Es preocupante la situación climática que estamos viviendo. No supimos y no sabemos cuidar a nuestra casa común que es el planeta tierra.
    Pero hay un Dios que todo lo ve. Y tendrá misericordia de nosotros.

  3. 1,70 usd el Spot. Todavia arriba del breakeven de 1,60 usd que informaba McKinsey, y que debe haber continuado en baja.. C’est pas grave muchachos!! El Henry Hub se estabiliza en USA entre 2,50 y 3 usd, marcando un costo marginal de largo bastante menor que 2 usd, y en linea con McKinsey. Y aca el Plan Gas a mas de 3,5 usd sigue unos cuantos años… C’est pas grave…

  4. Al responsable de la nota le transmito mi humilde opinión.

    Cuando se hacen presupuestos o estimaciones, se trata justamente de eso, de una estimación de lo que puede resultar una situación futura. De tal manera que la previsión realizada hace meses y la estimación de cantidad de buques en invierno, tiene que haber estado basada en una estimación de temperaturas de invierno determinada. Si las temperaturas son mayores, por supuesto, el escenario cambia.
    Si las temperaturas hubieran sido bajas, probablemente los cargamentos hubieran hecho falta y quizás no estaríamos leyendo esta nota. Se sabe cuál fue el escenario analizado en aquel entonces?

    Verificó la fuente cuáles eran las condiciones de precio exigidas por los oferentes, para asegurar la disponibilidad de esos cargamentos en invierno, en el momento de cerrar la negociación tiempo atrás?. Es decir, está verificado que sin estipular un precio fijo, los cargamentos eran asegurados para el invierno?.

    Finalmente, el funcionamiento del GPNK a plena capacidad, récord absoluto para la ejecución de una obra de esa envergadura (más allá de las miserias políticas alrededor del tema) pone a disposición +11 MMStm3/d de gas producidos en Neuquén que, sumado a las altas temperaturas, hacen que los cargamentos de GNL no sean necesarios.
    Si la finalización de la obra del gasoducto y/o su puesta en régimen a plena capacidad, por cualquier motivo, se hubiera demorado hacia fin de año (lo que hubiera sido totalmente lógico por tratarse de una obra de semejante magnitud), quizás hubiera hecho falta alguno de estos cargamentos de GNL.

    Planificar y tomar decisiones es un tema bastante complejo.
    Esto no invalida opiniones en relación posible falta de coordinación entre áreas, peleas internas, etc., que seguramente existen, pero creo que el tema merece un análisis un poco más profundo que el que surge de esta nota.

    Como aspecto muy positivo que queda invisibilizado en todo esto, el GPNK es una realidad y está funcionando a plena capacidad.

  5. Debería bajar los precios en facturas de suministro de gas.
    Además aprovechar para aumentar la demanda intensificano su uso en el mercado interno hogareño

  6. Con el diario del lunes cualquiera es un fenómeno. Puede haber sido una estrategia fallida la de pagar antes, ¿pero cómo sabían que no iba a hacer más frío en el invierno? ¡Cuánta mala fe en el artículo! Con razón nunca dijeron que, en la anterior administración, YPF había acuerdos con empresas de monopatines en lugar de explotar Vaca Muerta, además de sumar una deuda que casi se torna impagable, si no fuera por la actual administración…

    1. No seas boludo Edgardo, es un gobierno nacional, no el dueño del maxikiosco de la esquina. Si no tienen capacidad de análisis y previsión, qué hacen ahí?. Si en vez de meter militancia, ponen profesionales, esto no pasa o al menos el daño es menor.

      1. Primero no insultes. Si no sabés debatir con altura, este lugar te queda grande.
        Segundo, releé mis cuatro líneas. No te invito a que leas el comentario de Marcelo Evangelista porque, tal vez, te queda grande: un pronóstico es la determinación de situaciones futuras, que no se pueden manejar. Y así tengas un maxikiosco o un gobierno, no es fácil predecir el comportamiento de toda una estación.
        Hablo de mala fe porque, si hubieran comprado pocos barcos, confiando en la finalización del GPNK y hubiera hecho más frío, también hubieran criticado la decisión. Como siempre hace este portal.
        Ahora, cuando YPF hacía acuerdos con fabricantes de monopatines, lo publicaban con bombos y platillos.
        Y ni hablar de cuando Aranguren sacó la resolución 46/2017, que expresamente perjudicaba a YPF y beneficiaba a Techint en cuanto a la producción de gas. Ahí no dijeron nada. ¿Sabés de lo que estoy hablando?
        Hoy, el CEO de YPF es el tipo que más sabe de no convencional de la Argentina y uno de los más capacitados del mundo. ¿Sabés qué era el presidente de la YPF de 2016 a 2019: un financista…
        ¡Cuánta razón tenía Maradona! Son como las hormigas…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

LAS MÁS LEÍDAS

1.

| 06/15/2024

Enarsa e YPFB acordaron el abastecimiento de gas al norte argentino durante el invierno

Energía Argentina (Enarsa) e YPFB firmaron la novena adenda al contrato de suministro de gas entre la Argentina y Bolivia. La adenda estipula una entrega de hasta 4 MMm3/día desde Bolivia en función del requerimiento de la demanda interna. Enarsa también estimó que la reversión del gasoducto Norte estará en operaciones el 15 de septiembre.
| 06/10/2024
Enarsa acordó con la estatal chilena Enap la importación de gas natural para abastecer el norte argentino. El gas irá desde la terminal de GNL de Mejillones, al norte de Chile, y llegará al país a través del gasoducto NorAndino.
| 05/29/2024
El Enargas convocó a transportistas y distribuidoras de todo el país a un comité de crisis y las instruyó a tomar medidas para abastecer solo a los usuarios prioritarios. Esta mañana, Petrobras aceptó el pago de Enarsa y comenzó a descargar GNL en la estación regasificadora de Escobar.
| 05/28/2024
Enarsa compró el fin de semana de urgencia un cargamento de GNL a Petrobras que debía empezar a regasificar hoy. Pero a último momento la empresa brasileña impugnó la carta de crédito con la que debía pagarse el combustible y no autorizó la descarga del GNL en la terminal regasificadora de Escobar. En simultáneo, TGN sufrió un problema técnico en dos plantas compresoras. A raíz de la situación, el Enargas convocó a un comité de emergencia para cortarle el gas a las mayores 100 industrias del país del norte de la provincia de Buenos Aires, el sur de Santa Fe, Córdoba y Mendoza.
WordPress Lightbox