Post Actualidad – Wide 1

PAPEL BLANCO
El gas natural en la transición hacia economías bajas en carbono 
Jue 20
abril 2023
20 abril 2023
El informe desarrollado por ARPEL, OLADE y la UGI tiene como objetivo ilustrar la complejidad de la transición, reforzando la necesidad del diálogo entre instituciones para reducir el calentamiento global y promover el desarrollo socioeconómico sostenible para una población mundial en crecimiento.
Escuchar nota

El caso de América Latina y el Caribe

ARPEL, la Unión Internacional del Gas (UGI) y la Organización Latinoamericana de Energía (OLADE) anunciaron la publicación de un documento crítico en un momento vital: “El gas natural en la transición hacia economías bajas en carbono: el caso de América Latina y el Caribe .”

Este nuevo ejercicio brinda un enfoque estratégico sobre el papel y los impulsores críticos para el desarrollo del gas natural hoy en día en la transición energética en el contexto específico de América Latina y el Caribe. 

El informe incluye un análisis de escenarios de gas natural; un panorama de la situación socioeconómica, energética y de emisiones de GEI (gases de efecto invernadero) en la región; los impulsores clave del desarrollo del gas natural y los gases de bajo carbono y presenta las perspectivas de cada país. 

Transformar el sector energético a la escala y el ritmo necesarios es una tarea hercúlea, a la que deben contribuir todos los actores del panorama energético, al tiempo que se reconoce que la transición requerirá diferentes caminos y opciones para diferentes condiciones: una serie de «transiciones» en lugar de un secuencia lineal única de eventos.

Esta iniciativa conjunta de ARPEL, OLADE y la UGI intenta ilustrar la complejidad de la transición, reforzando la necesidad del diálogo entre instituciones para reducir el calentamiento global y promover el desarrollo socioeconómico sostenible para una población mundial en crecimiento. El cumplimiento de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de Naciones Unidas implica un enfoque holístico. Esto no se limita solo a la energía, ya que el gas natural y los gases bajos en carbono también son materia prima para productos químicos, fertilizantes y combustibles sintéticos.

El futuro del gas natural: algunas tendencias clave para un futuro profundamente incierto

Según el informe, el futuro de la energía es muy incierto. Si bien la fuerza impulsora del cambio climático y la consiguiente necesidad de hacer la transición a un sistema energético bajo en carbono son evidentes, la naturaleza de la combinación energética en las próximas décadas es mucho más indeterminada, principalmente porque no es posible predecir con precisión, cómo y cuándo madurarán las tecnologías alternativas, alcanzarán la etapa comercial y lograrán una amplia implementación.

Lo más probable es que la demanda de energía aumente, impulsada por el crecimiento de la población agravado por el desarrollo económico; habrá ventajas para el desarrollo de gases bajos en carbono como biogás, biometano, hidrógeno y gas natural con CCUS. La industria del gas natural debe esforzarse por descarbonizar el gas natural, desarrollando nuevas alternativas y reduciendo la huella de carbono de las operaciones actuales, incluido el mantenimiento y fortalecimiento de un enfoque láser en la eliminación de las emisiones de metano. Se espera que el comercio y la infraestructura de GNL crezcan aún más, agregando flexibilidad y seguridad al suministro de energía y abriendo oportunidades para desarrollar otras aplicaciones, como el abastecimiento de combustible. Estos son algunos de los mensajes clave extraídos del análisis.

Los países de América Latina y el Caribe podrían aprovechar la ventana de oportunidad actual para fomentar la creación de un mercado regional mediante la promoción de las condiciones apropiadas para la inversión en infraestructuras de gas y E&P para respaldar las necesidades del mercado, tanto para la demanda local como externa. La promoción de las mejores prácticas ESG para inversiones adicionales en exploración y producción también podría ser una palanca fuerte para respaldar el equilibrio de las finanzas públicas.

El informe destaca que toda la región aporta aproximadamente el 8% de las emisiones de GEI totales del mundo anualmente, con menos de la mitad de estas emisiones por el uso de energía. América Latina y el Caribe debe entonces construir sus propias agendas climáticas para el sector energético, equilibrando el desarrollo económico y la descarbonización a escala global.

La monetización de los recursos de gas natural puede conducir a una mayor prosperidad

La pobreza y la desigualdad son, con mucho, dos de los desafíos socioeconómicos más críticos de la región. El 30% de sus más de 650 millones de habitantes vive en la pobreza, el 13% en la pobreza extrema y la desigualdad social es enorme, con un PIB/per cápita por debajo del promedio mundial.

Sin embargo, la región es rica en recursos de gas natural y el sector del gas está bien establecido en muchos países, lo que hace contribuciones significativas al PIB, atrae inversiones extranjeras, crea empleos y mejora la vida en general. El informe destaca varias oportunidades de monetización de recursos nacionales para continuar construyendo sobre este éxito.

Países como Trinidad y Tobago, Perú y Bolivia se han beneficiado de un crecimiento económico masivo en las últimas dos décadas gracias al desarrollo de los recursos de gas natural; El play de gas Vaca Muerta de Argentina ha atraído inversiones por 20.000 millones de dólares y tiene el potencial de convertir a Argentina en el próximo país exportador de GNL de la región; Brasil muestra oportunidades en la región del presal; Colombia demuestra los beneficios de la gasificación y es una excelente promesa para desarrollar sus recientes descubrimientos en alta mar, mientras que Guyana y Surinam son las dos estrellas en ascenso debido a los descubrimientos masivos en alta mar, lo que abre la oportunidad de impulsar dramáticamente sus economías.

Nuevos polos de integración gasista regional emergen naturalmente

La dinámica de suministro y consumo de gas natural ha ido cambiando en la región, abriendo nuevas oportunidades para soluciones mutuamente beneficiosas a través de la integración regional del gas natural.

En el Cono Sur, el desarrollo de Vaca Muerta, la apertura del mercado de gas natural en Brasil provocando aumentos en la demanda y la dinámica productiva en Bolivia, están cambiando el mapa de integración de la subregión; esto se combina con nuevas posibilidades para suministrar gas desde Argentina a Brasil, directamente a través de nuevos gasoductos, a través de GNL o mediante una solución integrada que incluya a Bolivia como centro de infraestructura. La gran ventaja del Cono Sur es que la mayor parte de la infraestructura del gasoducto ya está construida.

Trinidad y Tobago, el mayor exportador de GNL en América Latina y el Caribe, y uno de los mayores exportadores de amoníaco y metanol del mundo, podría beneficiarse de los enormes recursos de gas costa afuera de Venezuela. Otros países en el norte de América del Sur, Guyana, Colombia y Surinam, también realizaron descubrimientos masivos en alta mar en los últimos años; creando un nuevo polo emergente para la integración del gas natural. México está altamente integrado con los Estados Unidos de América, y hay algunos proyectos en curso para procesar gas natural estadounidense en instalaciones mexicanas, para exportar GNL a la cuenca del Pacífico.

El GNL jugará un papel clave en la integración regional del gas y la seguridad energética, debido a su ventaja de flexibilidad y la capacidad de llegar a islas, como el Caribe.

En base a esto, el secretario ejecutivo de ARPEL, Carlos Garibaldi, afirmó que “la industria del petróleo y el gas de América Latina y el Caribe comparte el sentido común de urgencia por frenar los efectos proyectados del cambio climático global, mediante la transición de nuestra matriz primaria regional para que esté aún más ponderada por fuentes de energía renovables y de bajas emisiones”. “ARPEL se ha comprometido como misión impulsar la necesaria transformación del sector en esta región y ha incorporado a su alcance las energías renovables. Al ser una región ecléctica, también entendemos que las transiciones deben ser justas y adaptadas a la estructura energética, el desarrollo y las situaciones de pobreza nacionales e incluso locales”, precisó. 

Como su nombre lo indica, la transición no significa un reemplazo abrupto. Implica tener el realismo y pragmatismo necesarios para buscar sinergias y “quick wins” hacia las metas de descarbonización. El gas natural es, por lo tanto, un combustible de transición ideal para llenar la brecha entre la demanda de energía y el suministro renovable y de bajas emisiones”.

Por su parte, el vicepresidente de la UGI, Andrea Stegher, dijo: “Una transición pragmática y justa requiere el mejor uso de todos los recursos disponibles. El gas natural definitivamente puede desempeñar un papel más importante en la región de América Latina y el Caribe para promover el desarrollo socioeconómico y contribuir a mejorar los objetivos climáticos”. 

Asimismo, agregó que: “La Unión Internacional del Gas se enorgullece de esta cooperación de alta calidad con OLADE y ARPEL y está firmemente comprometida con fomentar un diálogo abierto y constructivo con los responsables políticos y las partes interesadas para mejorar el papel del gas en la transición hacia economías bajas en carbono”.

Por último, el secretario ejecutivo de OLADE, Andrés Rebolledo, planteó que “los gobiernos de los estados miembros de OLADE estamos comprometidos con la provisión de oportunidades para nuestra gente, el mejoramiento de la calidad de vida de nuestras ciudades y la mitigación del cambio climático”. “Las transiciones energéticas en curso crean el espacio para el avance de estos objetivos. El gas natural y otros gases bajos en carbono jugarán, en varios países de nuestra región, un papel fundamental para asegurar la equidad de estas transiciones”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

LAS MÁS LEÍDAS

1.

| 06/21/2024

El gobierno de Río Negro buscará una rápida adhesión al RIGI para que el puerto de GNL se instale en su provincia

La secretaria de Energía de la provincia, Andrea Confini, le confirmó a EconoJournal que una vez que la Ley Bases sea aprobada se le dará un rápido tratamiento en la Legislatura provincial para lograr la adhesión al RIGI. La provincia intenta reunir así todos los requisitos para convertir sus costas en un hub de exportación de petróleo y GNL. El presidente de YPF, Marín, dijo que la adhesión al RIGI es una condición excluyente. Diputados bonaerenses pidieron a Kicillof que también adhiera al régimen para no perder el proyecto.
# 
| 06/20/2024
Durante la visita, el titular del Palacio de Hacienda conoció los detalles de los planes de YPF para potenciar el desarrollo de Vaca Muerta como parte del Plan 4X4 anunciado por Marín. La visita incluyó una recorrida a las instalaciones que tiene la petrolera en cercanías a la localidad de Añelo.
| 06/19/2024
Se trata de una iniciativa privada, motivada por el Régimen de Incentivo para Grandes Inversiones (RIGI), que tiene como objetivo ampliar la capacidad de transporte del Gasoducto Néstor Kirchner. Es un proyecto complementario al segundo tramo. El objetivo es aprovechar la infraestructura existente, disponibilizar volúmenes incrementales significativos de gas natural en el nodo Litoral, que significarán unos 14 millones de metros cúbicos adicionales durante el pico invernal provenientes de Vaca Muerta, que permitirán abastecer a la región Norte y al Litoral.
# 
| 06/18/2024
El gobierno de Río Negro y las autoridades de YPF llevaron una jornada de trabajo en la provincia con el objetivo de repasar los avances del Vaca Muerta Sur, la obra que permitirá ampliar la capacidad de producción y exportación de Vaca Muerta.
WordPress Lightbox